A de Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte I]

Comienzo con mis Días de Abecedario. ¿Qué es? Es una Dinámica Creativa, un juego, para que podamos escribir seguido en nuestros blogs y sitios web. Como no sabía por dónde empezar con este blog ni sobre qué escribir, arranco con esta dinámica. No prometo escribir todos los días, pero sí terminar el desafío.

Para más información visiten la página de la creadora: Camino Mundos y el grupo de facebook en dónde se publican y comparten las distintas dinámicas creativas que hay. Bueno, mi primer día de abecedario es sobre la agorafobia. Muchos no saben qué es, mientras que otros tenemos que (sobre)vivir con ella durante mucho tiempo. Bah, desde mi punto de vista, los que padecemos este trastorno creo que vamos a tener ese ‘fantasma’ de por vida, siempre nos va a acompañar, siempre vamos a ser cautelosos (a veces más, a veces menos, otras veces nada) por temor a que ‘pase algo’.

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que hace que la persona evite todo tipo de situación que le genere ansiedad o miedo (hay una episodio de Los Simpsons en el que Marge sufre de esto :P). Esto hace que, generalmente, el agorafóbico no pueda salir de su casa. Y eso es lo que me pasó a mí.

Antecedentes

Antes de hablar sobre mi etapa como agorafóbica (que comenzó en el año 2008) quiero hablar sobre episodios anteriores relacionados con la ansiedad.

Poco antes de cumplir los 16 años, en diciembre, durante un partido de hockey (jugaba en Estudiantes de La Plata) empecé a tener problemas para respirar. Jugaba de defensora, la bocha estaba del otro lado de la mitad de la cancha, simplemente estaba parada mirando la jugada que ocurría en el arco contrario. Y empecé a hiperventilar. Me saqué el protector bucal, le dije a mi compañera que me costaba respirar, y lo siguiente que recuerdo es estar afuera de la cancha, acostada en el piso, sin sentir ni los brazos ni las piernas.

Diagnóstico y síntomas

Ahí comenzó mi recorrida por diversos médicos y miles de estudios, para obtener como resultado que estaba sana físicamente. Claro que era algo bueno estar sana, pero no hay nada peor que tener síntomas o haber sufrido algún episodio y no saber qué tenés. Mis padres hablaron con la pediatra que me atendía cuando era chica y les recomendó que me llevaran a una psiquiatra. Y ahí fui, a una psiquiatra infantil que me diagnosticó depresión y ataques de pánico, medicándome con algunos calmantes y haciendo terapia.

Los síntomas que tenía yo (pueden variar según la persona, claro) eran: hiperventilación (o sea, problemas para respirar, agitación), taquicardia, temblores, sudoración, frío y se me adormecían las extremidades (piernas y brazos) y las vías respiratorias (boca y nariz). Dependiendo de la intensidad de la crisis tenía algunos o todos los síntomas, llegando al extremo de perder la conciencia (al menos por unos segundos, como me pasó en el partido de hockey).

Cambios en la vida diaria

Durante los primeros meses tuve episodios de hiperventilación casi a diario, sobretodo en el colegio. Casi todos los días, en algún momento de la mañana, tenía que salir de clase (a recuperar el ritmo respiratorio o a tomar un pedacito de calmante) porque empezaba a costarme mantener una respiración calma. Cuando corría, en hockey, mi respiración a veces caducaba y tenía que salir a descansar.

Mi cuerpo no estaba acostumbrado a los calmantes, obviamente, así que me dormía en clases a veces, o cuando volvía a mi casa y me acostaba a dormir la siesta no había nada que pudiese despabilarme. Así que terminé dejando hockey, porque sentía que mi cuerpo no daba para entrenar… iba a ser algo momentáneo, pero mi vagancia se acostumbró a no tener entrenamiento, así que nunca más volví (no soy una chica deportista, sólo iba para hacer algo de actividad y no morir de sedentarismo… duré un poco más de 4 años, ojo!).

Fin de la etapa

Al año la psiquiatra me dio el alta. Justo unas semanas antes de ir a Bariloche de viaje de egresados con mis compañeros de secundaria. En Bariloche tuve un episodio también, pero creo que fue más por el alcohol en sangre que por otra cosa 😛

De todas formas, he seguido teniendo crisis y situaciones similares, pero de forma muy esporádica y en momentos de presión o estrés (por ejemplo cuando me peleaba con mi exnovio [era medio imbécil igual… si estás leyendo esto, te mando un besito y sí, eras bastante pelotudo] o después de una pelea con una examiga [¿casualidad que ambos sean ex algo?] y otras situaciones que no valen la pena recordar –ni hacerlas públicas- y otras que incluso ya no recuerdo).

El entorno

Una de las partes más importantes de todo esto es el entorno del que padece pánico. ¿Cómo actuar?, ¿cómo NO actuar?, ¿qué decir?, ¿qué NO decir? La persona necesita el apoyo de quienes la rodea, no necesita más drama, necesita hacerle frente a ese trastorno que le condiciona la vida para tratar de volver a su vida anterior o a algo similar a una vida ‘normal’.

Por supuesto que debe ser difícil para quienes jamás vivieron ni presenciaron una crisis, pero hay que tratar de mantener la calma. Trasmitir tranquilidad al otro es fundamental. El que está teniendo problemas para respirar, tiene que enfocarse en su respiración, respirar profundamente, exhalar, respirar, exhalar, hasta recuperar el ritmo. Si la otra persona entra en crisis también, en estado de histeria, no va a ayudar mucho.

Tampoco ayuda que digan cosas como ‘dejate de joder con eso’, ‘dejá de hacer escándalos’, ‘¿otra vez con esa boludes?’ o cosas similares. En serio. No ayuda para nada. Si estuviesen en este lugar seguramente no pensarían de ese modo. Acompañen a la persona, alientenla a que enfrente situaciones.

Yo (no sé si les pasó a todos los fóbicos o padecientes de pánico) al saber que la gente no sabe cómo actuar trataba de evitar momentos con personas que no fueran mi mamá o mis amigos. Si estaba con ellos, todo bien, porque sabía que iban a ‘rescatarme’, a hacer lo que tenían que hacer, porque ellos estaban acostumbrados (y yo a ellos). No sé, imaginaba que si me agarraba una crisis en el colectivo, por ejemplo, iban a terminar llamando a una ambulancia y a provocar toda una pantomima, cuando en realidad, sólo necesitaba volver a respirar.

Hablando de ambulancia, me acordé de una anécdota: Estadio Único de La Plata, jugaba Estudiantes de La Plata (fútbol, no hockey :P), me estaba por agarrar una crisis en el medio de la popular. Yo con mi exnovio y sus amigos, mis viejos por otro lado. Le mando un mensaje a mi mamá para encontrarnos arriba de todo (las tribunas en el estadio van hacia abajo). Claramente, mi exnovio NO me acompañó (¿ves que eras un pelotudo?). Terminé adentro de la ambulancia porque me vio una policía llorando y tratando de respirar. Me tomaron la presión nomás, volví a mi ritmo respiratorio y listo, seguí mirando el partido desde arriba. En su momento sentí vergüenza… ahora me río.

Esto es todo por hoy. En el próximo día de abc escribiré la segunda parte de este tema, así no queda tan largo.

¿Conocen a alguien que tenga algún tipo de trastorno de ansiedad? De ser así, espero que esta información les haya sido de utilidad 🙂

Pueden leer la parte II y III haciendo clic en dichos números.

Anuncios

4 comentarios en “A de Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte I]

  1. Me encanta como escribís, y la manera en q te expresas, se me hace escucharte hablando 🙂
    Yo conozco alguien bastante pelotudo tmb pero creo q no padece ningún transformó sólo le interesa el morfi y su ego 😛 sólo fue un comentario jajaj te amo feita!!!
    Pd: espero el próximo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • JAJAJAJAJA, sos la más corrrrrky de todas!
      Todo bien, pero criticas el ego de alguien y te ponés como nombre ‘la hermosa’… ¿humildad?, ¿qué es eso, se come? ajajjajaj

      Gracias por leer 🙂
      y comentar 😛

      Me gusta

  2. Pingback: B de Bis – Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte II] | Lela, col fue!

  3. Pingback: C de Cambios y avances – Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte III] | Lela, col fue!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s