Comer, comer, comer

Hice una pausa de los Días de Abecedario 😛 pero vengo a contarles que en menos de 2 semanas tuve 4 cumpleaños, una juntada con amigas de baile y salidas varias. Y, obvio, la comida fue la vedette (?). Comida, I ❤ U.

Tarta de frutas y crema

Tarta de frutas y crema

El miércoles 1° de abril mi primo L. festejó su cumpleaños (que fue el 31 de marzo) y una de las tartas que había (yo comí lemon pie, no me dio la vida para probar la que les voy a mostrar y tampoco tuve tiempo de sacarle foto al lemon pie porque, nada, ya me lo había comido… quería comer, no sacar fotos 😛 ) fue esta:

Sigue leyendo

U de Universidad

Y nos estamos acercando al final del abecedario y sigo pensando en que no sé sobre qué voy a escribir después de esto, jajaja.

Hoy llegó la letra U y como había dicho en algún texto anterior, voy a hablar de la Universidad. Bah, en realidad de la Facultad.

Cuando estaba en el secundario estaba convencidísima de que quería estudiar Periodismo, pero en segundo año de polimodal (que ahora sería quinto año, creo), en una materia -de esos talleres totalmente inútiles cuya clase era a las dos y media de la tarde cuando ya habíamos terminado el horario escolar a las doce o a la una y teníamos que hacer tiempo para pasar esa hora o esas dos hora que teníamos al pedo en el medio y que no tenía sentido volver a casa porque ni siquiera llegaba que ya tenía que volver y encima te hacía perder la tarde- nos pidieron hacer una monografía (o algo de eso) sobre la carrera que teníamos pensado estudiar con otro compañero que tuviese pensado estudiar lo mismo. Hacerles preguntas a personas que se hayan recibido o que estuviesen cursando, investigar sobre las materias, y esas cosas.

Sigue leyendo

T de Tatuaje

Como dije en algunas de las publicaciones sobre agorafobia, fui adoptando algunas técnicas para tolerar el síntoma y tratar de superarlo.

Ir al baño antes de salir, llevar música cuando voy sola (en el ipod tengo una lista llamada ‘antipánico’ 😛 con música movida que me dan ganas de bailar, entonces, al escucharla ‘bailo mentalmente’ y cambia todo jajaja), hablar por teléfono (esto lo hago cuando veo que no funciona nada de lo anterior, entonces para calmarme un poco y volver a tomar el control llamo a alguien que empieza con ‘ma’ y termina con ‘má’ 😛 ajajja o a Agus, si es que no está trabajando), alguna que otra vez apliqué algunas técnicas de meditación que aprendí en clases de yoga y en internet :B y un tatuaje.

Con el tatuaje la idea fue tener un recordatorio que vaya conmigo siempre. No me servía mucho tener un papel, por ejemplo, porque si me lo olvidaba en mi casa o en otra cartera, no lo iba a tener en el momento en que lo necesitase.

También quería que estuviese en un lugar en que no lo viera tanto (para no cansarme de él), pero que estuviese a mi alcance para poder mirarlo cuando me hiciera falta (o sea, en la espalda estaba descartadísimo, porque si me agarraba pánico en el colectivo no sé cómo iba a hacer para verlo 😛 ). Lo tengo en el antebrazo izquierdo, del lado de afuera. Y creo que lo tengo en el lugar perfecto, porque hubo gente que me lo vio un año después… o sea, ni yo ni los demás lo vemos siempre.

Sigue leyendo

S de Series

Domingo de pascuas. ¡Felices pascuas a ustedes! Nosotros festejamos la pascua junto a mi abuela que hoy aniversa su cumpleaños número 89, comiendo ñoquis de la tía M. 🙂

La idea era escribir y publicar antes de irme, pero no llegué, así que recién volví y acá estoy, terminando lo que dejé a medio escribir 🙂

Hoy voy a usar la letra S para hablar sobre series de TV. Algo que me encanta.

Antes de conocer a Agus (mi novio) no tenía casi ni idea de cómo descargar series o películas. Me había descargado las primeras temporadas de Friends, pero las había descargado horriblemente mal… con los subtítulos ya insertados, tamaño XXXS imposibles de agrandar y en una calidad espantosa. Pero Agus vino a salvar el mundo (?) y me enseñó como hacer magia (?) usando torrent.

Sigue leyendo

R de Recaída

Para los que recién llegan a mi blog les cuento que padezco de agorafobia y fobia social (para leer sobre ello clic aquí). Tengo momentos buenos y momentos malos, claro. Cuando las cosas transcurren con normalidad, me sorprendo y me pongo feliz… ahora, cuando no es así, cuando tengo una recaída: decaigo.

Como dije en alguno de los textos hacía tiempo que no tenía el síntoma (a veces siento alguna ‘leve molestia’, cosa que puedo controlar y tolerar). Bueno, ayer lo tuve. Bah, el jueves (mientras escribo esto es viernes, pero lo publicaré el sábado… así que todo lo que sigue a continuación son pensamientos y sentimientos del día de ayer).

Con mi novio decidimos ir a un shopping en Buenos Aires, el Dot, ya que era feriado y él no trabajaba. Hace tiempo que queríamos ir a algún shopping porque fuimos a un par en Rosario el año pasado y nos volvimos locos de felicidad con los precios que encontramos.

Pero no todo fue de color rosa (?)…

Sigue leyendo