Brasil: Viaje a Río de Janeiro

Nunca es tarde para retomar el blog, que lo dejo cada tanto, lo visito cada otro tanto y que vuelvo a escribir de vez en cuando.

Lo último que conté fue el drama que giró en torno al viaje a Brasil por culpa de mis cólicos renales (por si les interesa saber, ha pasado un año y no volvieron los cólicos ni las piedras – sigo tomando medicación de todas formas). Ahora vengo a contarles la parte linda del viaje: el viaje.

Voy a contarles las cosas qué hicimos, los lugares que visitamos y trataré de mostrarles algunas fotos.

separador

Como dos de las cinco mujeres que viajamos tienen hijos (uno de ellos bastante pequeño), no podíamos irnos por mucho tiempo; así que fuimos por 5 días. 5 días que planeábamos gastarlos en la playa, tiradas al sol cual lagartos, escuchando música, riendo y siendo felices.

Llovieron los 5 días.

En serio.

Spoiler alert: fuimos felices igual. Y nos reímos igual. Primero porque tenemos la risa fácil, y segundo porque somos muy boludas (lo sabrán al final de este post *música de suspenso*(?)).

Una de las chicas estuvo pidiendo contactos a amigas suyas que habían ido a Brasil y que habían usado servicios de traslado. Pedimos presupuesto para hacer por lo menos alguna excursión y decidimos contratar a Jonnes, que tenía una camionetita para llevarnos a todas juntas. Con él fuimos a Arraial do Cabo y recorrimos un poco de Río de Janeiro y Barra de Tijuca.

Nos alojamos en el hotel Atlântico Praia, en Copacabana, en una habitación para 5. Les dejo el link de Tripadvisor para que chusmeen. Al momento de viajar estaba tal cual las fotos, y tiene un excelente servicio y atención.

Comimos en un puesto callejero, en el hotel, en un shopping (comida chatarra, obvio), nos hicimos unos sandwichs en Barra de Tijuca, visitamos un par de veces un restaurante italiano que estaba cerquita del hotel (ahora no me sale el nombre, pero lo sigo en facebook, así que en cuanto lo encuentre lo pongo acá, porque vale la pena ir), en la playa de Arraial do Cabo y en el aeropuerto.

El primer día nos quedamos por la zona, caminamos un poco -aunque llovía-, fuimos a la piscina de la terraza del hotel -aunque llovía-.

El segundo día salimos a recorrer y conocer un poco de Río con Jonnes. Además de recorrer un poco la ciudad, fuimos al Cristo (que ni siquiera lo vimos porque las nubes tapaban todo -ver foto-), al Pan de Azúcar (ahí sí subimos, aunque había nubecitas 😛 ), a Lapa, a la Escada de Selarón, pasamos por Leblon y Barra de Tijuca. Como verán en la mayoría de las fotos, el clima estaba horrible (y claramente no concuerdan con el separador que puse más arriba de las ojotitas, la playa, el mar, el verano, las olas y el viento, sucundum, sucundum).

Lapa:

Pan de Azúcar:

Copacabana:

El tercer día emprendimos viaje con Jonnes hacia Arraial do Cabo. Salimos tempranito por la mañana y después de unas dos horas y media de viaje llegamos a Arraial. Cruzamos un morro y fuimos a la playa llamada Praia do Forno. Almorzamos ahí (primero comimos unos pinchos en la playa y después fuimos a un barcito) y pasamos la tarde. Ese día en Arraial había sol (en Río no), pero había un viento que te partía al medio. Tomamos sol igual… volvimos llenas de arena, pero tomamos sol, que era lo importante (?).

Cabe destacar que algunas fuimos valientes y nos metimos al mar, tanto en Arraial como en Copacabana. Corríamos riesgo de agarrar hipotermia (?), pero lo que vale es la experiencia de bañarse en aguas extranjeras… ajajaja

Una tarde fuimos al shopping Rio Sul que quedaba bastante cerca para ir caminando (aunque a la vuelta llovía tanto que tuvimos que tomar un taxi). Ahí mis primas se compraron la vida, desde chocolates hasta autitos Hot Wheels para sus hijos, porque eran una ganga. Yo me compré un libro porque #SiempreNerd y #NuncaLlevoRegalosParaNadie.

También pasamos por una feria que había a una cuadra del hotel, ahí sí compré algunos regalitos y recuerdos.

Fueron pocos días pero disfrutamos mucho a pesar del clima, nos divertimos, quisimos hablar en muchos idiomas (?) -una hablaba en inglés, la otra en un símil italiano, y las otras en un intento de portugués- y la frutilla del postre: fuimos a bailar a un prostíbulo, sin querer. DOS VECES. En serio, sin querer, las dos veces.

Quedaba edificio de por medio con nuestro hotel, lo vimos de casualidad, nos invitaron a pasar para conocer. Pasamos, todo muy tranqui, era temprano, así que nos fuimos diciendo que más tarde volvíamos. Como era el primer día, estábamos muy cansadas y nos dormimos. La noche siguiente fuimos, bailamos, la pasamos bomba. Al otro día (o el que sigue, no recuerdo) volvimos a ir. Había cosas que nos resultaban un poco raras, pero como estábamos en otro país… ya fue… quizá eran sus formas. Después, con el tiempo, íbamos atando cabos de cosas que habíamos visto, que en su momento no nos decían nada, pero que nos gritaban ‘ESTÁN EN UN BULO!!!’ (y nosotras no queríamos escucharlas (?) ajjaja).

La cuestión es que cuando volvimos al hotel, a una de mis primas se le ocurrió preguntarle al conserje si el boliche ese era una discoteca o no.

– “NOOOO, é uma casa onde vão homens a buscar mulheres”, nos respondió con cara de espanto. Nuestras caras de 😐 seguidas de carcajadas.

–  “Venimos de ahí”, le dijimos matándonos de risa.

–  “NOOOO”.

–  “Fuimos DOS veces”. La cara del pibe no tiene nombre que la describa…

Subimos a la habitación y bajamos nuevamente a los 5 minutos, creo que para preguntarle si había algún lugar cerca para poder ir. Cuando bajamos, había otro hombre acompañando al conserje y le dice “son ellas”… El tipo ya había estado contado que las 5 boludas habían ido al bulo de al lado… por suerte al otro día nos volvíamos a Argentina 😛

No dábamos más de la risa, creo que me dormí riéndome, porque no podía parar. Y al día de hoy nos seguimos riendo, porque no podemos creer lo boludas que somos, que ninguna de las 5 se dio cuenta de nada, y que fuimos DOS veces. Por eso al principio del post les dije que somos muy boludas.

Y así fueron las mini-vacaciones que tuve con mis primas. Ellas ya tienen pasaje para febrero 2019, para Río nuevamente, pero yo seguramente no pueda ir 😦 – será la próxima 💔

Anuncios

2 comentarios en “Brasil: Viaje a Río de Janeiro

  1. Te amo tanto tanto q solo puedo decir q cuando estaba pagando en la caja del super, alguien me gritó “”den los Hot weels están en oferta!!” Yo ya había entrado en modo compulsiva (pagando miles de chocolates) y le grité “tráeme uno, nono dos!” y terminé comprando 7… En fin fue sin dudas un viaje q sin haber hecho nada de lo planeado fue el mejor de la vida! ❤
    Pensá en positivo q en febrero vamos las 6!

    Me gusta

    • Jajajaja la secuencia en el shopping fue tremenda.

      Y me acuerdo que yo andaba sola por ahí, caminando, y me las crucé a todas con las manos explotadas de comida, y yo ahí… Sin nada… No sabía si la loca era yo o ustedes.

      Pero loa gritos en la fila, sobre los hot wheels, fue mortal… Nos deben haber odiado todos los que estaban en el super jajajjaj

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.