Cosas que te pasan cuando vas al médico

Hoy tenía turno para hacerme dos ecografías (ginecológica y mamaria) y me pasó lo que les voy a contar a continuación.

Apenas llegué ya estaba desesperada por ir al baño (por eso de que tenés que tomar agua una hora antes), así que pensé en ir y hacer un poquito. Justo sale el médico, le pregunto por el baño y me dice “no, aguantá un poco que ahora seguís vos“. Bueno…

Me toca el turno y primero me hizo la ginecológica (claramente, porque sino me hacía pis). Cuando termina, el ecógrafo me dice:

Eco: – Bueno, el bebé está bien.

Yo: – ¿¿¿QUÉÉÉÉ??? * se me salieron los ojos de la cara y casi me tiro de la camilla *

Eco: – Aaahhhh, ahora te vas a hacer pis de la risa.

Sigue leyendo

Señales

Señales. ¿Alguna vez recibieron alguna señal de algo? Personalmente no creo en esas cosas, seguramente porque nunca me pasó (o nunca me había pasado antes de lo que voy a contar) nada de eso de recibir señales de nada y yo soy de las personas que tienen que ver para creer (por eso, básicamente, no creo en nada sobrenatural/supernatural/extraordinario… aunque a veces me gustaría hacerlo).

Hace un tiempito, leyendo la publicación de una conocida en facebook, vi un comentario en el que hablaban de esto de las señales. La tía le contaba a su sobrina (mi conocida) que una alumna para su cumpleaños le había regalado algo con una crucecita. Sus alumnos no saben (o no sabían) que su maestra perdió a su hijo hace unos meses en un accidente automovilístico y siendo creyente (supongo) consideró ese regalo como una señal. Cuestión que la señora dice que miro al cielo y le dijo a su hijo ‘si sos vos, dame una señal’ o le preguntó ‘¿sos vos?’… y ahí nomás se largó a llover.

Sigue leyendo

W de World

Uff, las últimas letras de los Días de Abecedario realmente son difíciles de usar con el castellano… así que la W la uso en inglés. World, que significa Mundo. Viajar por el mundo. Conocer el mundo.

Desde siempre he viajado, sobre todo por el interior del país, con mi familia. Tuve la suerte de conocer casi todas las provincias argentinas, aunque hay muchas cosas que no recuerdo porque era muy chica. De todas formas tengo las pruebas fotográficas de esos viajes y con mi novio volví a visitar algunos de esos lugares 🙂

Pero siempre tuve el mismo problema: el viaje. O sea, lo que es trasladarme desde el lugar de origen al lugar destino. Siempre (o casi siempre) me descompongo… cosas que heredé de mamá, ¡hola ma!

Me descompone viajar en auto (más que nada en zonas montañosas, igual hay veces que hago un trayecto recto de diez minutos y me hace mal…), me re contra descompone viajar en avión y ni hablar de botes (una vez me descompuse haciendo snorkel, el flotar y solo movimiento del agua me hizo mal) -también me descompone hamacarme/columpiarme, pero nada, me estoy yendo del tema. Y desde el 2008 se sumó el pánico, la ansiedad que sufro el día previo y los momentos previos al viaje (y también durante el viaje… es como vivir el día a día: si estoy en el hotel/habitación estoy bien, pero puede ocurrir que cuando salga me agarre agorafobia. Nunca se sabe… la puedo pasar terriblemente mal o pasarla bomba, como si fuese normal… igual que la vida diaria). Cuando me pasa eso trato de dormir (de chica me la pasaba durmiendo en los viajes en auto, claramente me perdí de miles de paisajes, pero me descomponía, no podía! –esto es para mi padre, que siempre me reprochó eso 😛 ), aunque hoy en día tomo una pastillita para los mareos (dramamine te amo con mi vida)… igual, la pastilla te da sueño también. Excepto cuando soy co-piloto… mi novio no me deja dormir, no quiere que duerma 😛 porque si vamos los dos solos, se aburre y capaz que le da sueño a él también, así que hago lo posible :B

Sigue leyendo

R de Recaída

Para los que recién llegan a mi blog les cuento que padezco de agorafobia y fobia social (para leer sobre ello clic aquí). Tengo momentos buenos y momentos malos, claro. Cuando las cosas transcurren con normalidad, me sorprendo y me pongo feliz… ahora, cuando no es así, cuando tengo una recaída: decaigo.

Como dije en alguno de los textos hacía tiempo que no tenía el síntoma (a veces siento alguna ‘leve molestia’, cosa que puedo controlar y tolerar). Bueno, ayer lo tuve. Bah, el jueves (mientras escribo esto es viernes, pero lo publicaré el sábado… así que todo lo que sigue a continuación son pensamientos y sentimientos del día de ayer).

Con mi novio decidimos ir a un shopping en Buenos Aires, el Dot, ya que era feriado y él no trabajaba. Hace tiempo que queríamos ir a algún shopping porque fuimos a un par en Rosario el año pasado y nos volvimos locos de felicidad con los precios que encontramos.

Pero no todo fue de color rosa (?)…

Sigue leyendo

P de Portuguesa

Nos vamos acercando a las últimas letras y ya estoy deprimida (?) porque no sé sobre qué voy a escribir cuando se me termine el desafío de los Días de Abecedario. Pero bueno, cuando llegue el momento veré. Mientras tanto, acá estoy, con la P.

Para los que no saben soy descendiente de portugueses. Mis abuelos (los cuatro) vinieron de Portugal hace más de medio siglo (uff, suena como a un millón de años decir medio siglo jajaja) en barco. Mis abuelos maternos vinieron juntos con una hija de meses (mi tía que ahora vive en España); mis abuelos paternos se casaron a la distancia -creo-, sin conocerse personalmente, solo por correspondencia y vía fotografía (que en su momento era normal, aunque muchos hombres en lugar de enviar una foto real enviaban una de Gardel… pero como mi abuelo era un hombre muy guapo 😛 no le hizo falta mentir jajaja). Si mal no recuerdo, mi abuelo estaba en Argentina y la que se vino de Portugal fue mi abuela.

Cuando era chica no les entendía NADA a mis abuelos (solo conocí a mi abuela materna –que vive- y a mi abuelo paterno –que desapareció físicamente hace casi dos años-), igual no es que hablen portugués… sino ‘portuñol’ (portugués+español) lo que hace un poco más difícil todo 😛 Bah, a mi abuelo le entendía menos porque no tenía dientes, jajaja. La cuestión es que de esa forma, además no entenderles nada, tampoco aprendí el idioma…

Sigue leyendo