B de Bis – Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte II]

¡Hola, mundo!

Hoy vengo con el segundo día del desafío Días de Abecedario. Uso la B para repetir el tema anterior, ya que se hizo largo y no quería que se extendiera tanto el texto.

Con la ‘A de Agorafobia’ les conté un poco acerca una etapa previa a la agorafobia que, en realidad, está relacionada… todo es ANSIEDAD. Ansiedad que en el año 2008 (en el 2006 me había dado el alta la psiquiatra de la publicación anterior) se manifestó de otro modo.

Algo que me olvidé de aclarar en la publicación anterior es que nunca tuve miedo de morir, nunca pensé que me iba a morir teniendo esas crisis de pánico. Es como que siempre fui consciente (y lo soy, hace años que no me pasa, pero supongo que si me ocurre seguiría siendo consciente) de que sólo tenía que volver a respirar y ya.

Volviendo a la agorafobia…

Primeros días

En abril de 2008 empecé a descomponerme viajando en micro (sí, soy platense, y como saben les decimos micro al colectivo de línea) hacia la facultad. Generalmente me pasaba unas cuadras antes de bajarme. Y, encima, cuando me bajaba tenía que caminar unas 12 cuadras. Los primeros días llegué como pude a la facu (y una vez ahí se me pasaba la descompostura – bah, no recuerdo haberme ido ni haber sufrido estando en clase, así que supongo que se me pasaba). Hasta que un día no llegué, y me metí en un quiosco a pedir ayuda.

Sinceramente, no me acuerdo con claridad de ese día. Recuerdo pedirle al quiosquero que me preste el baño entre lágrimas. Creo que llamé por teléfono a una amiga/compañera de facultad (M.) y después fui para la facu. No sé si se me están mezclando los días, pero creo que fui a la facu, le avisé a M. que estaba en el baño, ella salió de la clase y fue a buscarme (y si no fue ese día, fue otro, pero M. fue al rescate en algún momento :P).

Desde entonces, cada día que salía de mi casa, me pasaba esto de sentirme mal. De hecho, estuve un mes en mi casa, en pijamas (en comparación con otros, un mes es re poco tiempo, pero de todas formas es un horror vivir así durante una semana, un mes o el tiempo que sea).

Sigue leyendo

A de Agorafobia – (sobre)vivir con ella [parte I]

Comienzo con mis Días de Abecedario. ¿Qué es? Es una Dinámica Creativa, un juego, para que podamos escribir seguido en nuestros blogs y sitios web. Como no sabía por dónde empezar con este blog ni sobre qué escribir, arranco con esta dinámica. No prometo escribir todos los días, pero sí terminar el desafío.

Para más información visiten la página de la creadora: Camino Mundos y el grupo de facebook en dónde se publican y comparten las distintas dinámicas creativas que hay. Bueno, mi primer día de abecedario es sobre la agorafobia. Muchos no saben qué es, mientras que otros tenemos que (sobre)vivir con ella durante mucho tiempo. Bah, desde mi punto de vista, los que padecemos este trastorno creo que vamos a tener ese ‘fantasma’ de por vida, siempre nos va a acompañar, siempre vamos a ser cautelosos (a veces más, a veces menos, otras veces nada) por temor a que ‘pase algo’.

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que hace que la persona evite todo tipo de situación que le genere ansiedad o miedo (hay una episodio de Los Simpsons en el que Marge sufre de esto :P). Esto hace que, generalmente, el agorafóbico no pueda salir de su casa. Y eso es lo que me pasó a mí.

Antecedentes

Antes de hablar sobre mi etapa como agorafóbica (que comenzó en el año 2008) quiero hablar sobre episodios anteriores relacionados con la ansiedad.

Poco antes de cumplir los 16 años, en diciembre, durante un partido de hockey (jugaba en Estudiantes de La Plata) empecé a tener problemas para respirar. Jugaba de defensora, la bocha estaba del otro lado de la mitad de la cancha, simplemente estaba parada mirando la jugada que ocurría en el arco contrario. Y empecé a hiperventilar. Me saqué el protector bucal, le dije a mi compañera que me costaba respirar, y lo siguiente que recuerdo es estar afuera de la cancha, acostada en el piso, sin sentir ni los brazos ni las piernas.

Sigue leyendo