Cosas que te pasan cuando vas al médico

Hoy tenía turno para hacerme dos ecografías (ginecológica y mamaria) y me pasó lo que les voy a contar a continuación.

Apenas llegué ya estaba desesperada por ir al baño (por eso de que tenés que tomar agua una hora antes), así que pensé en ir y hacer un poquito. Justo sale el médico, le pregunto por el baño y me dice “no, aguantá un poco que ahora seguís vos“. Bueno…

Me toca el turno y primero me hizo la ginecológica (claramente, porque sino me hacía pis). Cuando termina, el ecógrafo me dice:

Eco: – Bueno, el bebé está bien.

Yo: – ¿¿¿QUÉÉÉÉ??? * se me salieron los ojos de la cara y casi me tiro de la camilla *

Eco: – Aaahhhh, ahora te vas a hacer pis de la risa.

Sigue leyendo

Anuncios

Viajar en avión con trastornos de ansiedad

Este último tiempo me encontré con varias personas que tenían/tienen que viajar en avión y a quienes la ansiedad los estaba acorralando. Gente con y sin trastornos de ansiedad, gente que viaja por primera vez, gente que viaja sola, gente que viaja por primera vez y sola, etc.

Di consejos por whatsapp, por grupos de facebook y por mensajes privados en facebook. Por supuesto que todo fue desde mis experiencias y según los métodos, técnicas y tips que uso yo para viajar en avión padeciendo agorafobia.

Comencé con agorafobia en el año 2008, sin embargo nunca dejé de viajar. Creo que es lo que más me gusta hacer y ahí sí que no hay forma de negociar… en casa no me voy a quedar cuando se trata de viajar (aunque me muero de nervios y ansiedad… en los momentos previos al viaje sobre todo).

Si hablamos de aviones, he hecho los siguientes viajes (desde la agorafobia, claro):

Sigue leyendo

La opinión de Jennifer Aniston

Después de que la ‘embarazaran’ cuarenta veces en los últimos años Jennifer Aniston salió a hablar del tema.

Estamos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Decidimos por nosotras mismas en qué consiste la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. Esa decisión es sólo nuestra. Tomemos esa decisión por nosotras mismas y por las jóvenes en este mundo que nos toman como ejemplo“.

Hagamos esa decisión de forma consciente, al margen del ruido de la prensa sensacionalista. No necesitamos estar casadas o ser madres para estar completas. Podemos decidir por nosotras mismas nuestro propio ‘y vivieron felices para siempre“.

¿Por qué la sociedad pretende vernos a todos en pareja, con hijos, casados?, ¿acaso hay un modelo predefinido de vida que hay que seguir?

Nunca se ‘conforman’ con la vida que tenés (al margen de que no debería importarles directamente, pero bueno, ellos se tienen que meter y opinar y preguntar)…

Sigue leyendo

Me recibí

El jueves pasado (3 de diciembre de 2015), después de 9 largos años terminé la bendita carrera y tengo un título (todavía no lo tengo, pero el año que viene lo tendré oficialmente) que ni siquiera sé si voy a usar en mi vida.

Lo conté en alguna de las publicaciones que escribí sobre Agorafobia y en la U de Universidad de los Días de Abecedario: a mediados del segundo año de facultad (y a raíz de la misma agorafobia) había dejado la facultad por no poder ir por mis propios medios y además la ‘enfermedad’ había abierto la puerta de una crisis grande tanto en lo emocional y en lo profesional/educacional. La puerta de la crisis profesional/educacional sigue abierta, nunca se cerró.

Mi vida universitaria fue poco convencional desde ese segundo año: retomar la carrera al año siguiente, sin ir a cursar, estudiando desde mi casa y yendo a rendir los parciales y finales. Básicamente (y exageradamente hablando) nunca fui a la facultad, no tengo apego ni sentimientos por la facultad, por su gente, por su edificio ni por nada del mundo universitario, no tengo amigos de estudios. Los profesores no me conocen la cara, mis compañeros de materias tampoco… yo tampoco les conozco ni las caras ni los nombres a ellos.

Así como mis años universitarios fueron no-convencionales, mi último final (y la semana previa) también lo fue.

Sigue leyendo

Señales

Señales. ¿Alguna vez recibieron alguna señal de algo? Personalmente no creo en esas cosas, seguramente porque nunca me pasó (o nunca me había pasado antes de lo que voy a contar) nada de eso de recibir señales de nada y yo soy de las personas que tienen que ver para creer (por eso, básicamente, no creo en nada sobrenatural/supernatural/extraordinario… aunque a veces me gustaría hacerlo).

Hace un tiempito, leyendo la publicación de una conocida en facebook, vi un comentario en el que hablaban de esto de las señales. La tía le contaba a su sobrina (mi conocida) que una alumna para su cumpleaños le había regalado algo con una crucecita. Sus alumnos no saben (o no sabían) que su maestra perdió a su hijo hace unos meses en un accidente automovilístico y siendo creyente (supongo) consideró ese regalo como una señal. Cuestión que la señora dice que miro al cielo y le dijo a su hijo ‘si sos vos, dame una señal’ o le preguntó ‘¿sos vos?’… y ahí nomás se largó a llover.

Sigue leyendo